Ciencias Ocultas-0

INTRODUCCIÓN

Desde Madrid - Spain -

Este LISTADO pertenece al Grupo de Ciencias Ocultas

Motores de
BuSQUEDA



Búsqueda Avanzada


www.fundaciondoctordepando.com
Busqueda en la RED: www
www.diccionariosdigitales.com
www.google.com
www.diccionariosdigitales.net
www.digitaldictionaries.eu
TRADUCTOR - http://world.altavista.com/tr

ocultismo - Conjunto de teorías y prácticas basadas en la teoría de las correspondencias, según la cual cada objeto pertenece a un conjunto único y mantiene relaciones necesarias, intencionales, no temporales y no espaciales con cada uno de los demás elementos de dicho conjunto.
Las teorías del ocultismo se refieren a reinos y a correspondencias que son de tipo analógico y a la tradición, la cual transmite la doctrina. Las prácticas se clasifican en mántica, magia y alquimia. El ocultismo culmina en teosofía.

Ciencias Ocultas-0-INTRODUCCIÓN
Ciencias Ocultas-1-ALQUIMIA
Ciencias Ocultas-2 ASTROLOGÍA
Ciencias Ocultas-3-MAGIA
Ciencias Ocultas-4-TEOSOFÍA
Ciencias Ocultas-5 QUIROMANCIA
Ciencias Ocultas-6-PARAPSICOLOGÍA
Ciencias Ocultas-7-PROFECIAS
Ciencias Ocultas-8-NOSTRADAMUS
Ciencias Ocultas-9-ADIVINACIÓN
Ciencias Ocultas-10-REVELACIONES

El desarrollo histórico de la adivinación a través de los astros y de los calendarios lunares (astrología china) y calendarios solares (astrología occidental), engloba dentro de sí innumerables movimientos pretéritos y antiguos en cuanto a su origen, pero aún nuevos respecto a su práctica y estudio. Las ancestrales predicciones del fin del mundo, el Apocalipsis, San Malaquías Nostradamus y el universo esotérico de la profecía y sus interpretaciones, se imbrican mutuamente con el tiempo para, al fin, constituirse en utopías de un mundo mejor y sus diversas formas a lo largo de la historia. Hay que mencionar también "La Ciudad de Dios", la fraternidad universal, los enfoques humanos desde los pacifistas a los destructores de la esperanza. Y, además, el Zodiaco, la carta astral; el ser humano como proyección de planetas y estrellas; la trasmigración, el nirvana, los paraísos y toda la magia de la eternidad desde sus creadores y las doctrinas. Todo esto nos conduce, sin voluntarismos de ningún tipo, a una visión enciclopédica de las personas, reales o no, que han ido configurando los universos soñados, visibles e invisibles de un futuro cercano y lejano, de una salvación eterna o de la rueda del cambio eterno hasta la perfección. Todo esto va a configurar, sin duda, las escuelas mundiales del pensamiento místico, filosófico y humanístico. De entre todo este cúmulo de grupos, movimientos, hechos, ideas y acciones aparece la astrología, para unos arte, para otros ciencia; para sus detractores, ni una cosa ni otra. Sin embargo, existen documentos, pruebas y datos que demuestran hasta qué punto la astrología regía la antigua civilización caldeo-asiria. Estos pueblos se establecieron a orillas del Nilo y del Eúfrates, y parece que los documentos astrológicos más antiguos que se conservan proceden, precisamente, de estos pueblos. Obras como la Iluminación de Bel, escrita por el rey Sargón (=Soberano recto y Señor de las cuatro partes del mundo), hace casi cinco mil años, narran y muestran el alcance del culto a los astros por parte de todos los sacerdotes caldeos. Esta obra está incluida en las tablas de arcilla, de escritura cuneiforme, de la biblioteca de Nínive que Asurbanipal construyó durante su reinado, que tuvo lugar desde el año 668 al año 626 a.C.

Entre las 2.200 tablas de arcilla que componían esa gran biblioteca de Nínive había textos de medicina, de filosofía, de historia; también textos mercantiles, composiciones poéticas, materias astronómicas y astrológicas. Las observaciones astronómicas y astrológicas de la obra Iluminación de Bel contenían cálculos para saber con antelación cuándo iban a producirse eclipses, tanto lunares como solares; menciona, -también, cierto tipo de predicciones astrológicas y enumera algunas reglas apropiadas para interpretar los sueños, adelantándose por ello al psicoanálisis y la psicología de nuestro tiempo. Los caldeos y los asirios sólo conocían cinco planetas a los que, junto al Sol y a la Luna, adoraban como dioses; incluso los nombraban "dioses intérpretes", pues mediante la observación de esos planetas podían interpretar y conocer determinados acontecimientos, tanto personales como sociales. Aquí nacen las teorías astrológicas de las llamadas Casas del Cielo, es decir, el cielo aparece dividido en 12 partes que corresponden a los 12 signos del Zodiaco. Estos recopiladores y estudiosos antepasados han contribuido, además del gran prestigio alcanzado en su tiempo, al desarrollo de la moderna astrología. Fue tal su fama, que se cree que hasta Alejandro Magno les consultaba para tomar decisiones difíciles: las predicciones que le hicieron parece que siempre se cumplieron.

Sin embargo, serán los egipcios quienes elevarán la Astrología a la categoría de ciencia de los astros; junto con los caldeos formularon la teoría de las influencias astrales. Una vez aceptada tal influencia, se hacía necesario hallar el momento adecuado en la vida de los seres humanos para que obrara la acción influyente de los planetas, precisamente para conocer esta vida con anterioridad y predecir el futuro. En este punto surgen las divergencias entre los astrólogos de todos los tiempos, no sólo entre los de aquella época; levantar un horóscopo, confeccionar una carta astral, no será tarea difícil, pero su interpretación no estará al alcance de quienes tomen a la astrología como un juego, como algo lúdico. Entre los mismos estudiosos del tema existen serias diferencias: mientras unos toman para sus mediciones e interpretación del cielo el día y hora, mes y año de nacimiento, otros, en cambio, defienden que lo correcto y acertado para interpretar y predecir por medio de la carta astral y el horóscopo, sería conocer con la mayor aproximación posible el momento de la concepción. Este último método daría lugar a innegables equivocaciones, ya que, como es obvio, resulta prácticamente imposible el conocimiento exacto del momento de la concepción. Cualquier pequeña variación en ese instante habría cambiado la posición de los astros y el resultado de la carta astral sería totalmente diferente. También en la Antigua Grecia la astrología ocupó un lugar destacado; incluso Hipócrates de Cos pensaba que podía ser útil en el pronóstico de las enfermedades y contribuir a su curación; así lo expone en su famosa obra Aere Aqua et locis.

Dejando aparte la Astrología India, que considera al Zodiaco dividido en 28 partes (28 casas), llegamos hasta los romanos, cuyas investigaciones astrológicas, así como la temática de sus interpretaciones y su simbología, darán lugar a la Astrología de la Edad Media. Aquí, árabes -también judíos, aunque su monoteísmo se lo prohibía- y algunos cristianos, fomentaron los estudios astrológicos y fijaron los grados de influencia de las casas y su relación con los planetas en el instante del nacimiento.

Según parece, Catalina de Médicis propagó en Francia la astrología y ordenó construir un observatorio para el gran Nostradamus (Miguel Notredame); además, éste fue nombrado astrólogo privado de la corte de Francia y debe su fama especialmente a las predicciones de sus célebres centurias, en las que adelanta sucesos como la muerte de Luis XVI y hechos que luego sucedieron durante el reinado de Napoleón I.

También en el siglo XVI un médico de Vich, Juan Alemany, confeccionó un almanaque astrológico que todo el mundo consultaba y que llegó a tener gran aceptación. La astrología, pues, tiene un pasado nada efímero y sigue atrayendo en la actualidad a innumerables estudiosos de todo el mundo; también es objeto de estudio mediante técnicas modernas por medio de computadoras, que actualizan y renuevan supuestos y métodos ya anticuados. Puede afirmarse, por tanto, que la astrología tiene hoy más adeptos que detractores.

Los procedimientos de la Astrología, los Horóscopos, Cartas astrales, Temas astrales, son utilizados desde antiguo. Aunque existen aspectos en los que los astrólogos no se ponen de acuerdo (mejor dicho, no hay unanimidad respecto a la interpretación de la tabla de nacimientos), esto, en contra de lo que afirman los detractores de la Astrología, enriquece los aspectos estudiados por todos los astrólogos, tanto los antiguos y medievales como los modernos.

Una vez aceptada la teoría de las influencias astrales, hay que precisar en qué momento de la vida de una persona determinada se produce esa acción, para conocerla anticipadamente si lo creemos necesario. Generalmente el momento elegido por todos los astrólogos es el del nacimiento, y no el de la concepción, de la persona objeto de estudio; no obstante, la astrología moderna debe muchos de sus métodos y conceptos utilizados a los astrólogos de la Edad Media. El primer paso para predecir situaciones y acontecimientos personales consiste en hacer su Horóscopo, es decir, un esquema del cielo que contendrá las posiciones y situación de los astros y los signos del Zodiaco con el lugar exacto que ocupaban en el momento del nacimiento del individuo. Todo esto queda comprendido en las doce casas o divisiones de la esfera celeste. Los signos, al igual que las casas, se hallan fijos en la esfera celeste y su rotación aparente es debida a la de la Tierra.

Se cree, desde las más antiguas civilizaciones y pueblos, que el undécimo arquetipo del Zodiaco (es decir, el signo de Acuario), acoge en su seno y bajo su influencia toda manifestación que contenga connotaciones ocultistas o místicas. Las personas nacidas bajo este signo tendrán grandes proyectos y serán, al propio tiempo, capaces de proponerse grandes ideales, en cuyo intento de materialización pondrán especial empeño. Se le denomina por las diversas corrientes astrológicas, el portador del agua, y suele representársele alegóricamente bajo la figura de un hombre que lleva un ánfora en sus manos, de la cual se derrama el líquido que contiene; con ello se significa el simbolismo de las ondulaciones que forma el agua al caer, la no linealidad, la desigualdad y los altibajos en las vidas humanas en relación con muchos de los objetivos propuestos. En el zodiaco de los egipcios, la representación emblemática del aguador varía respecto del zodiaco occidental, pues aquéllos representaban al hombre de Acuario portando dos ánforas, en lugar de una, en sus manos. Parece que con esto querían simbolizar no sólo un aspecto cualitativo del simbolismo del signo de Acuario, sino también un aspecto cuantitativo y numérico, que expresaría la doble tensión a la que está sometido todo ser humano, la fuerza del espíritu y de lo etéreo, por un lado; y por otra parte la atracción de lo sensitivo, lo somático y lo corpóreo. Este aspecto, activo y pasivo al mismo tiempo, es una prueba fehaciente de la duplicidad y la aporía en la que en muchas ocasiones se halla inmerso, como prisionero, el ser humano; también es el resultado de la disgregación y descomposición de las fuerzas que actúan por debajo de la historia aparente, es decir, de la llamada intrahistoria, las cuales son capaces de cambiar lo fenoménico y de desviar un proceso, iniciado en la base de esa intrahistoria, hacia otro ciclodependiente de la historia aparente. Esta representación gráfica de los egipcios, en la que el hombre mantiene dos recipientes con agua en sus manos, se debe a que aquéllos identificaban, en cuanto tenían ocasión, a su dios Hapi con el signo de Acuario, al propio tiempo que consideraban al río Nilo como la personificación de aquel Dios. Su significado iconológico nos lleva a la convicción de que hay que sustituir el llamado principio de disolución y desbaratamiento, parece como si existiera cierta relación con la ley de la entropía, en Física, mediante la que se enuncia que en la naturaleza, así como en el cosmos, todo tiende al desorden y al frío por la consecución de la innovación y lo inédito. En Acuario se auna lo práctico y lo teórico, la reflexión y la acción; su pictograma, dos líneas ondulantes, simboliza la fuerza de la corriente del agua.

Carta Astral
Para confeccionar uno mismo su propia carta astral debe conocer con precisión el día, mes, año y hora de su nacimiento. La hora debe de ajustarse al meridiano de Greenwich, pues la hora legal de cada país no coincide con la hora sideral. A todo esto hay que añadir el lugar de nacimiento, para así conocer la latitud y la longitud que señala la Tierra en ese lugar. La longitud es imprescindible si queremos hallar la verdadera hora local. Y la latitud es necesaria para saber qué Tabla de Casas deberemos utilizar para un conocimiento más preciso de las cúspides.

Fecha de Nacimiento
La fecha de nacimiento nos permite saber con precisión la posición de los astros en ese tiempo, a las 12 horas o a las cero horas. Consultando las Efemérides (las más utilizadas son las de Raphael, editadas en Inglaterra) veremos qué astros poblaban el cielo en esas fechas y cómo se distribuían. La hora de nacimiento se precisa para poder orientar el Zodiaco y hallar, una vez conocidos también los datos anteriores, la situación correcta de los astros en el mismo instante del nacimiento y no únicamente a las cero o a las doce horas.

Tabla de las Casas
Consultando en la Tabla de las Casas la latitud y el horario sideral, obtendremos el Ascendente y, a partir de aquí, el Medio Cielo (MC). Trazaremos, con la ayuda de un compás dos círculos concéntricos de 16 cm. el mayor y 14,5 cm. el menor, por ejemplo; dividimos ambos en doce segmentos iguales, subdivididos a su vez en otros más pequeños, que contienen divisiones de cinco en cinco grados. Anotamos el resultado de la consulta efectuada en las Efemérides y en las Tablas de las Casas, cuidando de circunscribir lo más adecuadamente posible las cúspides de las casas y la colocación de los planetas; en este último caso se tendrá en cuenta la lentitud con que se traslada Plutón (a menudo sus posiciones vienen expresadas en las Efemérides). Finalmente, debemos tener en cuenta que el planeta Mercurio no se encuentre a más de 28 de distancia de una de las luminarias, concretamente del Sol. Venus tampoco debe hallarse a más de 48 del Sol.

Anotados correctamente todos los datos anteriores, y teniendo en cuenta las prescripciones señaladas, puede pasarse a la interpretación del tema astral. Esto es lo más complicado, pues no existen normas fijas, ni reglas matemáticas que nos aseguren la correcta interpretación del Horóscopo de una persona; por ello, todo depende de la profesionalidad, preparación y valía del astrólogo. En caso de que uno mismo se haga su propio horóscopo, ha de tener en cuenta todos los factores, aspectos y teorías aquí desarrollados.

Casas Astrales
Las casas, según la astrología clásica, tienen influencia sobre las situaciones de la vida, sobre la historia cambiante de las personas y se hallan fijas en el cosmos, en la esfera terrestre. Las casas son doce, igual número que los signos, y se complementan y oponen entre sí. Algunos astrónomos actuales afirman que la división del Zodiaco en Casas resulta "un poco arbitraria" y existe más de una decena de maneras distintas para hacer el cálculo de las casas, según se empiece en la cúspide de la propia casa o, por el contrario, se tenga en cuenta sólo la zona de máxima influencia. Para una correcta interpretación de las casas se hace necesario saber que, aunque su importancia menor que la de los signos, también, como estos, se dividen en: Cardinales (Casa 1, 4, 8 y 10) están relacionadas con las facultades y actividades del sujeto y su medio social, familiar y privado. Fijas (Casa 2, 5, 7 y 11), tienen que ver con las aspiraciones, planes y propósitos del individuo y su respuesta ante los estímulos externos. Comunes (Casas 3, 6, 9 y 12), representan los logros culturales e intelectuales en grado sumo y el reconocimiento de las equivocaciones; su lema podría ser: rectificar es de sabios. Otras divisiones de la astrología moderna utilizan como criterio para la clasificación la distinta intensidad de Sol en su recorrido intermitente por las diversas casas y, así, tendríamos:

Alba (Casa 1), gran magnetismo, en el sentido de concienciarse.

Mediodía (Casa 10), gran magnetismo, poder psíquico y somático.

Crepúsculo (Casa 7), decaimiento de la atracción, fatiga.

Medianoche (Casa 4), ningún magnetismo, serenidad y calma.

Las casas no coinciden exactamente con los signos; esto siempre hay que tenerlo muy en cuenta. Sintéticamente los antiguos situaban el ambiente de la niñez en la primera Casa. Segunda Casa: todo lo que tenía que ver con el dinero. Tercera Casa: los hermanos y hermanas, viajes, arte, literatura. Cuarta Casa: la intimidad del hogar, la senectud. Quinta Casa: las relaciones afectivas, los descendientes. Sexta Casa: lo relacionado con la salud. Séptima Casa: todo lo referido al matrimonio y a los grupos sociales. Octava Casa: representa la heredad y la muerte. Novena Casa: indica la religiosidad y deseo de viajar lejos. Décima Casa: se refiere a las clases sociales y a la profesión. Undécima Casa: expresa la amistad y el optimismo esperanzado. Duodécima Casa: representa la miseria y el desafecto, también indica tristeza. A los círculos que circunscribían estas casas, la astrología clásica los llamaba círculos de posición. Los astrólogos modernos han ampliado estos conceptos de las casas del Zodiaco sensible y cualitativamente. Hoy existen varios sistemas de "domificación"; el más usado es el de Placide.

Signos en la Astrología Asiria
Los signos, en número de doce, al igual que las doce constelaciones del Zodiaco, están clasificados desde antiguo conforme a criterios un tanto convencionales, pero que contienen un significado bastante preciso, ya se exprese como un elemento, como triplicidad o como cuadruplicidad. Desde la astrología tradicional hasta ahora, los signos se han dividido en: positivos y negativos; cardinales, fijos y variables o comunes; también en signos de Fuego, Tierra, Aire y Agua. Si se utiliza para su clasificación el criterio llamado por los astrólogos de "valor o sexo", habrá signos positivos (dinámicos, activos) y signos negativos (indolentes, pasivos). Todos los signos de Fuego y Aire son positivos, los de Tierra y Agua son negativos. Comenzando por Aries son alternativamente positivos (+) y negativos (-): Aries (+), Tauro (-), Géminis (+), etc. Si el criterio de división es por "cuadruplicidades" tendremos: signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio), cuya cualidad es la dinámica y la acción. Fijos (Leo, Tauro, Acuario y Escorpión), cuya cualidad sería el voluntarismo y la prudencia. Variables o comunes (Sagitario, Virgo, Géminis y Piscis); su cualidad consistiría en la reflexión y adaptación. Si en el criterio de clasificación utilizado se tienen en cuenta los elementos o "triplicidades" tendríamos: signos de Fuego (Aries, Leo, Sagitario), de naturaleza entusiasta y fogosa. Signos de Tierra (Capricornio, Tauro, Virgo), de naturaleza práctica, interesada y realista. Signos de Aire (Libra, Acuario, Géminis), de naturaleza reflexiva y juiciosa. Signos de Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis), cuya naturaleza es imaginativa, emotiva y cargada de curiosidad.

Planetas en la Astrología
Existen algunas discrepancias respecto a determinadas características de los planetas, sobre su naturaleza peculiar. Sin embargo, parece que modernamente se aceptan unas pautas generales y universales, aunque hay que señalar que semejante convención es desestimada por algunas corrientes astrológicas que defienden cierto animismo de los planetas. De esta manera entre individuo y planeta se establecen numerosas e inagotables inferencias. Lo cierto es que la atracción que los planetas ejercen sobre los signos y las casas, su influencia, varía considerablemente según se encuentren en Dignidad, Exaltación, Caída (lo opuesto a Exaltación) o Exilio (lo contrario de la Dignidad) utilizando un lenguaje astrológico. Desde antiguo se distinguen entre los planetas los llamados luminarias que son el Sol y la Luna. (En astrología se siguen tomando al Sol y a la Luna como planetas). Hoy se conocen ocho planetas más, es decir, que en total, incluidas las luminarias, los planetas, hasta el momento presente, son 10: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Cada uno de estos tiene una influencia distinta y de algunos, como Neptuno, descubierto en el siglo XIX, o como Plutón, descubierto en 1930, muy poco se puede decir a nivel de influencias astrológicas, ya que, como es obvio, no existe ningún legado histórico de ambos (aunque también habría que incluir, en este sentido, al planeta Urano que fue descubierto en la segunda mitad del siglo XVIII, concretamente en 1781 ); sin embargo, parece que la astrología moderna interpreta la influencia de estos planetas de forma similar a la del resto, aunque no cuente para ello con la riqueza y la experiencia de aquéllos. De esta manera se utilizan criterios pictográficos y emblemáticos para expresar el significado y la influencia de los planetas; estos criterios de representación gráfica nos remiten a los símbolos de los distintos planetas y, especialmente, a tres figuras:

Circulo: significa actitud ética, racionalidad.

Semicírculo: significa lo sensible, lo impresionable.

Cruz: significa lo somático, lo material, lo positivo.

Habrá distintas combinaciones entre estos signos gráficos; según cuál de ellos resalte más en el emblema pictográfico de cada planeta, así se interpretará su significado y su influencia.

Júpiter en la Astrología
Lleva en su seno, generalmente, la alegría. Para los astrólogos antiguos era el planeta que confería bondad y magnanimidad; así, era propio de los hombres de ciencia, de los estudiosos y también de los jueces y magistrados estar bajo el influjo de Júpiter.
De los días de la semana regía el jueves, y la primera hora de ese día.
Forma dualidad con Saturno, concretamente la tercera dualidad, y en su ideograma, un semicírculo y una cruz en posición tangencial que forma ángulo, se representa todo lo que tiene que ver con la abertura espacial y, a nivel del nativo regido por este planeta, significa el optimismo expansivo, la benevolencia contagiosa y generosa. En la tabla astrológica de las posiciones de los planetas, Júpiter se opone a Mercurio. Su casa natural es Sagitario y Piscis. En la astrología moderna se interpreta la influencia de este planeta de muy diversas maneras, aunque en general todos los estudiosos coinciden en afirmar que Júpiter incide ampliamente en los niveles conceptuales y de conciencia, y posee espiritualidad cualitativa, diferente a la de otros planetas. Cuando rige Júpiter en el tema astral, cualquier decisión a tomar se medita y reflexiona abundantemente; confiere serenidad y madurez.
En la mitología se le consideraba el padre de los dioses, y para los romanos era su más importante divinidad: dios de la luz y del cielo, protector del país, de las instituciones sociales, de la familia. Físicamente domina el hígado.
Características clave relacionadas con Júpiter: altruista, agraciado, dadivoso, estudioso, sabio, esperanzado, ilusionado.

Luna en la Astrología
Es, junto con el Sol, la otra luminaria y forma con aquél la primera dualidad; su significado nos remite a lo perecedero de las cosas, pues habita en la sombra de la noche; su reino es el mundo de los sueños, del inconsciente, de lo fantástico y lo imaginario. Indica subordinación, y tiene mucho que ver con la fertilidad y el instinto.
A menudo supera en influencia al Sol, aunque otras veces se deje influir por aquél. Al ser un satélite de la Tierra, como explican los manuales de astronomía, influye directamente en los individuos, produciendo efectos directos sin intermediarios. Por esto mismo su función en la carta astral es decisiva, pues la Luna es la causante de las mareas en océanos y mares, es decir, influye sobre el agua, y nuestro cuerpo, el cuerpo humano, contiene gran cantidad de líquido; por lo cual está expuesto ampliamente a la influencia y condicionamiento lunares.
La casa natural de la Luna es Cáncer, es decir, la Luna fija su residencia en Cáncer e indica, por lo tanto, el instinto materno. Por esto, físicamente está relacionada con el pecho; también con el aparato digestivo y el estómago.
Puesto que su ideograma está compuesto por un semicírculo, nos hallamos ante un astro cuya tendencia variable y somática, o sensitiva, es patente.
Para la mitología clásica la diosa Luna recibe también el nombre de Selene y los romanos la identificaron, con frecuencia, con la celebrada diosa Diana.
Cuando la eclíptica es cortada en dos puntos por la órbita lunar se producen los llamados nódulos, que poseen en astrología una gran importancia, pues por ahí precisamente se filtrarán los rayos lunares que variarán según la fase de la Luna: nueva, llena, creciente.
Características clave relativas a la Luna: excitable, susceptible, pasivo, voluble, versátil, original raro.

Marte en la Astrología
De entre los llamados planetas superiores por la astronomía, es decir, aquellos que están más alejados del Sol, por el lado opuesto a la Tierra, sobresale Marte por ser el más cercano, por ser el primero. Se le llama también planeta rojo, pues tiene la apariencia de un disco de color rojo.
Los antiguos lo asimilaban a todas las profesiones que tuvieran algo que ver con el fuego y el hierro, como cerrajeros, fundidores, cocineros o alquimistas; también se decía que era el dios de la guerra y dominaba en los guerreros y, así, lo asociaban a la violencia y la agresividad; los astrólogos modernos interpretan estas características de Marte afirmando que indican acción, pasión, cierto grado de iniciativa. Todos coinciden en afirmar que es un planeta muy masculino y se le representa por un círculo con la cruz, o flecha, en dirección contraria a como estaba situada en Venus; esto indica la cualidad de instintivo e impulsivo. Con Venus forma parte de la segunda dualidad y si aparece en el tema astral significa, preferentemente, cambio y transformación; aptitudes para tomar decisiones, ordenar y mandar.
Físicamente rige los músculos, las glándulas sexuales y el aparato urogenital.
Astrológicamente fija su domicilio en Aries, luego este signo será su casa natural; también en Escorpión.
Algunas características clave referidas a Marte: viril, duro y destacado.
En la astrología antigua regía, de entre los días de la semana, el martes. Y de las horas del día, la primera hora.

Mercurio en la Astrología
No forma dualidad alguna, pues es un planeta neutro; hace de intermediario nervioso y raudo, por esto se le asocia con los medios de comunicación -periodismo, prensa, radio, televisión...- y con los viajes.
El símbolo de Mercurio se confecciona añadiendo al del planeta Venus medio círculo que, según se decía en la antigüedad, son las alas de Mercurio; todo esto significará, por tanto, la mente humana siempre despierta, el espíritu humano en continua actividad y zozobra, de aquí la inteligencia que se les atribuye a los nacidos bajo este planeta y su influjo. Por ello, las características clave referidas a Mercurio serían: observador, inteligente, listo avisado, sagaz, agudo y talentoso.
A nivel somático rige el sistema nervioso, el cerebro y los pulmones. Astrológicamente fija su domicilio en Géminis, y también en Virgo. Ambos signos serán, por tanto, su casa natural.
Puesto que el emblema de Mercurio posee los tres ideogramas principales (círculo, semicírculo y cruz), el significado de Mercurio tendrá una mezcla de esa combinación compuesta por las tres formas a la vez: habrá una perspectiva ética para mirar las cosas y cierta inseguridad motivada por la impresionabilidad sensible; aunque todo ello será racionalizado hasta trastocarlo en pragmatismo. Para los romanos, Mercurio era el dios del comercio, el dios de las transacciones, sobre todo del comercio del trigo; y por esto se le solía representar por todos los artistas de aquel tiempo, llevando en su mano un saquito cargado de monedas.

Neptuno en la Astrología
Forma dualidad con Urano y su significado en la tabla del nacimiento tiene interpretaciones variadas, aunque se reconoce en él cierto valor místico, pero que tiene mucho que ver con el oscurantismo y los constantes enredos. Se dice que en la época de su descubrimiento comenzaban a surgir movimientos esotéricos y sociedades secretas y espiritistas.
Astrológicamente fija su domicilio en Piscis y, si aparece en la tabla del nacimiento indica insidia y embrollo, pero también intuición, clarividencia y sugerencia. Físicamente domina el sistema nervioso y mental, y tiene que ver con la columna vertebral y con el tálamo.
Mitológicamente era adorado por los romanos como el dios de las aguas, y lo identificaban con el dios griego Poseidón, uno de los dioses olímpicos. En principio era un dios del elemento líquido, pero más tarde se le atribuyó influencia sobre el mar y fue venerado por marineros y navegantes.
Características clave serían: idílico, utopía, fantasía, transcendencia, idealismo, etc.

Plutón en la Astrología
Para los griegos Plutón era el dios del mundo oscuro y subterráneo. En ocasiones se le daba el nombre de Plutón a Hades, rey de lo inanimado y de los muertos, estableciéndose, así, una interrelación entre ambos que marcará a Plutón. Se dirá en la astrología moderna que cuando este planeta se encuentra en la tabla de nacimiento domina el mundo anímico e inconsciente.
Físicamente Plutón rige el aparato reproductor y algunas características clave serían: ablación, palingenésica, renovación, ego, etc.
La astrología moderna, sin embargo, dice muy poco sobre la influencia de Plutón debido a que fue descubierto recientemente (en el año 1930), pero cuando este planeta aparece en un tema astral, es casi seguro que producirá, en los nativos que se encuentren bajo esta influencia, cierta actitud responsable relativa al concepto de justicia e igualdad.
Astrológicamente la casa natural de Plutón es Escorpión.

Saturno en la Astrología
Al formar dualidad con Júpiter sus características son, en algún caso, opuestas. Saturno, para la astrología clásica, significaba todo lo frío y triste y extendía su dominio a quienes vivían apartados de la sociedad; por ejemplo, los ancianos, los monjes, los anacoretas. De los días de la semana regía el sábado y la primera hora de ese día. Parece que en la tabla de nacimiento es el representante paterno, pues confiere responsabilidad y disciplina; por esto, a menudo es portador de inhibición, represión y desesperanza, pues resulta difícil llevar a cabo las órdenes paternas, en ocasiones, y cumplir con determinadas responsabilidades. Representa la acción de hacer real una cosa, de llevarla a la práctica: es lo que la astrología moderna llama cristalización y realización.
Se opone por naturaleza a las luminarias, es decir, al Sol y a la Luna.
Los astrólogos modernos lo asocian a la actitud pesimista y desesperanzada. Aunque también, cuando está presente en el tema astral, se interpreta como portador de aspectos didácticos y didascálicos. Antes de descubrirse Urano se pensaba que Saturno era el planeta más distante del sistema solar, por ello se le atribuía siempre la cualidad de planeta frío.
Para los astrólogos modernos Saturno tiene mucho que ver con el correr del tiempo y su fugacidad. Su casa natural es Capricornio y también Acuario.
Físicamente rige el sistema óseo y la piel.
Mitológicamente se le identificó, por parte de los romanos, con el dios griego Crono, que reinaba sobre el paso del tiempo. Su culto tuvo en Roma poca importancia, aunque había unas fiestas en su honor, las Saturnalia, que duraban varios días. Era protector del campo, de las cosechas y de la ciudad.

Sol en la Astrología
La luminaria central que rige todo el sistema, pues produce calor, crea vida, confiere orden. Se le consideraba por los antiguos como bienhechor y significaba prestigio, grandes acciones, pompa y boato. Al estar representado por un círculo contiene en sí racionalidad y eticidad. Es a la vez el centro de nuestro sistema planetario, sistema que lleva precisamente su nombre (sistema solar), y por ello rige fundamentalmente el corazón y la columna vertebral. Astrológicamente fija su domicilio en Leo; es decir, Leo es la casa natural del Sol.
Los antiguos griegos, en su mitología, lo llamaban Helio, y lo consideraban como un dios inactivo. En el tema astral se le considera como formando parte de lo que viene en llamarse primera dualidad de otro elemento que lo acompaña es la Luna y actúa desde un nivel superior, infinito; desde la autoridad que, a un tiempo, protege las cosas, la vida, el mundo anímico y espiritual. Su papel es fundamental a la hora de interpretar un tema astral y, a menudo, puede influir en la Luna. Algunas características clave referidas al Sol podrían ser: magnificencia, pomposidad, ostentación, generosidad y actividad.

Urano en la Astrología
La astrología clásica nada nos dice de Urano, pues es un planeta descubierto en época relativamente reciente, de evolución y transformaciones sociales; por esto los astrónomos modernos lo asocian a la renovación y lo imprevisto; a la insensatez y brusquedad. Cuando está presente en la tabla de nacimiento indica que el nativo de ese signo luchará por la libertad y por la renovación de la sociedad, será impulsivo y aventurero.
Forma, junto con Júpiter, la cuarta y última dualidad, y fija su domicilio en Acuario.
En su ideograma aparece como una especie de "H", debido a que fue Herschel quien lo identificó por primera vez hace poco más de doscientos años.
Características clave relacionadas con Urano: agradable, autónomo, liberal, independiente, hábil, ocurrente, cautivador y sugestivo. En la mitología griega Urano aparece como la personificación del cielo y, además, era hijo de la tierra (Gea); tenía tantos hijos que por temor los mantenía ocultos en el vientre de su madre, sin permitir que vieran la luz.

Venus en la Astrología
De entre los planetas llamados inferiores Venus es el más cercano a la Tierra, hasta el punto que se aprecia a simple vista. Para los antiguos era un hermoso lucero y por eso lo asociaban a una mujer muy bella. Mitológicamente Venus es la diosa del amor y de la belleza; los griegos la llamaban Afrodita, y su nacimiento y origen tienen que ver ya con lo sensual y sexual. A veces también se la consideraba como la diosa de los marineros, y era tal su encanto y belleza que provocaba insistentemente la discordia entre los dioses; hasta el punto que, como castigo, Zeus le dio por esposo un dios cojo y feo llamado Hefesto. También hay episodios mitológicos que muestran a Afrodita tentando con su amor a los mortales, es decir, a los hombres.
En astrología representa la seducción, lo artístico, el encanto, la armonía y, muy marcadamente, la femineidad. Forma parte, junto con Marte, de la segunda dualidad y, cuando aparece en el tema astral, es un indicio del tipo de relación personal, íntima y afectiva que puede establecer cualquier nativo cuyo signo esté regido por Venus. De los días de la semana es señor del viernes. Su ideograma está compuesto por el círculo y la cruz invertidos, y ello significará que la discernibilidad y la racionalidad dominarán en Venus.
Si Venus está presente en un determinado signo, se acrecentará el deseo de poseer joyas y de tener lujos de todas clases.
Físicamente rige los riñones y la garganta; también las paratiroides.
El símbolo emblemático de Venus indica feminismo, hembra.
Astrológicamente, Venus, fija su domicilio en Tauro y en Libra; estos signos son la casa natural de Venus.

Astrología-APACHE-Introducción
ALCE de 22 de noviembre a 22 de diciembre
CASTOR de 20 de abril a 20 de mayo
CIERVO de 21 de mayo a 20 de junio
CUERVO de 23 de septiembre a 23 de octubre
ESTURIÓN de 23 de julio a 22 de agosto
HALCÓN ROJO de 21 de marzo a 19 de abril
NUTRIA de 20 de enero a 18 de febrero
OSO PARDO de 23 de agosto a 22 de septiembre
PÁJARO CARPINTERO de 21 de junio a 22 de julio
PINZÓN DE LAS NIEVES de 22 de diciembre a 19 de enero
PUMA de 19 de febrero a 20 de marzo
SERPIENTE de 24 de octubre a 21 de noviembre

Astrología ASIRIA-Introducción
(aguador) ACUARIO - de 21 de enero a 20 de febrero
(carnero) ARIES - de 21 de marzo a 20 de abril
(cangrejo) CANCER - de 21 de junio a 20 de julio
(cabra)
CAPRICORNIO - de 21 de enero a 20 de febrero
(escorpión)ESCORPIO - de 21 de octubre a 20 de noviembre
(gemelos) GEMINIS - de 21 de mayo a 20 de junio
(león) LEO - de 21 de julio a 20 de agosto
(balanza) LIBRA - de 21 de septiembre a 20 de octubre
(peces) PISCIS - de 21 de febrero a 20 de marzo
(arquero) SAGITARIO -de 21 de noviembre a 20 de diciembre
(toro) TAURO - de 21 de abril a 20 de mayo
(virgen) VIRGO - de 21 de agosto a 20 de septiembre

Astrología CELTA-Introducción
MANZANO (23/12 al 1/1) y (5/7 al 14/7)
ABETO (2/1 al 24/1) y (15/7 al 25/7)
OLMO (12/1 al 24/1) y (15/7 al 25/7)
CIPRÉS (25/1 al 3/2) y (26/7 al 4/8)
ÁLAMO (4/2 al 8/2),(1/5 al 14/5) y (5/8 al 13/8)
CEDRO (9/2 al 18/2) y (14/8 al 23/8)
PINO (18/2 al 28/8) y (14/8 al 23/8)
SAUCE LLORÓN (1/3 al 10/3) y (3/9 al 12/9)
TILO (11/3 al 10/3) y (13/9 al 22/9)
ROBLE (21/3 Equinocio de primavera)
AVELLANO (22/3 al 31/3) y (24/9 al 3/10)
SERBAL (1/4 al 10/4) Y (4/10 AL 3/10)
ARCE (11/4 AL 20/4) Y (14/10 AL 23/10)
NOGAL (21/4 al 30/4) y (24/10 al 11/11)
CASTAÑO (15/5 al 24/5) y (12/11 al 21/11)
FRESNO (25/5 al 3/6) y (22/11 al 21/11)
CARPE (4/6 al 13/6) y (2/12 al 11/12)
HIGUERA (14/6 al 23/6) y (12/12 al 21/12)
ABEDUL (24/6 Solsticio de verano)
OLIVO (23/9 Equinocio de otoño)
HAYA (22/12 Solsticio de invierno)

Astología CHINA-Introducción
El Horóscopo chino se calcula a través del año de nacimiento.
BÚFALO (Buey) - 1901, 1913, 1925, 1937, 1949, 1961, 1973, 1985, 1997
CABALLO - 1906, 1918, 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002
CABRA - 1907, 1919, 1931, 1943, 1955, 1967, 1979, 1991, 2003
DRAGÓN -
1904, 1916, 1928, 1940, 1952, 1964, 1976, 1988, 2000
GALLO - 1909, 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993
GATO (Conejo) - 1903, 1915, 1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999
JABALÍ (Cerdo) - 1911, 1923, 1935, 1947, 1959, 1971, 1983, 1995
MONO - 1908, 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992
PERRO - 1910, 1922, 1934, 1946, 1958, 1970, 1982, 1994
RATA - 1900, 1912, 1924, 1936, 1948, 1960, 1972, 1984, 1996
SERPIENTE - 1905, 1917, 1929, 1941, 1953, 1965, 1977, 1989, 2001
TIGRE
- 1902, 1914, 1926, 1938, 1950, 1962, 1974, 1986, 1998

Astrología MAYA-Introducción
ARDILLA - de 30 de mayo a 26 de junio
ESCORPION
- de 23 de agosto a 19 de septiembre
HALCON - de 7 de febrero a 6 de marzo
JAGUAR - de 7 de marzo a 3 de abril
LAGARTO - de 13 de diciembre a 9 de enero
LECHUZA - de 18 de octubre a 14 de noviembre
MONO - de 10 de enero a 6 de febrero
MURCIELAGO - de 26 de julio a 22 de agosto
PAVO REAL - de 15 de diciembre a 12 de diciembre
SERPIENTE - de 2 de mayo a 29 de mayo
TORTUGA - de 27 de junio a 25 de julio
VENADO - de 20 de septiembre a 17 de octubre
ZORRO - de 4 de abril a 1 de mayo



Gracias por su visita. Hasta la próxima

DICCIONARIOS_DIGITALES@telefonica.net
Apartado de Correos 1129 - 28080 - Madrid (España)
http://www.diccionariosdigitales.com/
http://www.fundaciondoctordepando.com/